Thuja occidentalis | Arboreto
152
post-template-default,single,single-post,postid-152,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-social-login-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Thuja occidentalis

Thuja occidentalis

La corteza es rojo-parda, marcada por angostos, y estrías longitudinales. El follaje se forma en chatas ramitas con hojas de 3-5 mm de longitud. Los conos son delgados, amarillo-verdosos, y al madurar pardos, de 10-15 mm de long. y 4-5 mm de ancho, con 6-8 escamas sobrepuestas.

Thuja occidentalis crece naturalmente en bosques húmedos, siendo particularmente abundante en pantanos donde otras especies grandes y de rápido crecimiento no compiten con éxito. También aparece en sitios con reducida competición arbórea, como en acantilados.

Puede llegar a ser muy longeva en ciertas condiciones, como estar a cubierto de ciervos y de fuego; llegando a vivir más de un milenio. Un espécimen muerto tenía 1.500 años.

La thuja occidentalis en homeopatía es utilizada con distintos propósitos y dentro de cuadros tan variados como los trastornos de tipo metabólico, dérmicos y psicológicos, entre otros. Se trata de un arbusto de la familia de los cipreses, más conocido como “el árbol de la vida” debido a su follaje siempre verde. Sirve para tratar:

  1. Acné
  2. Celulitis
  3. Debilidades dérmicas
  4. Verrugas
  5. Pólipos
  6. Caries
  7. Detoxifición del organismo
  8. Gota
  9. Úlceras varicosas
  10. Reumatismo
  11. Tos secas
  12. Cistitis
  13. TOC (trastorno obsesivo compulsivo)
  14. Cuadros depresivos


Autores:

Este trabajo ha sido realizado por los alumnos de 1º ESO del Colegio Ntra. Sra. del Pilar