Cedro del Atlas | Arboreto
22
post-template-default,single,single-post,postid-22,single-format-standard,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Cedro del Atlas

DESCRIPCIÓN:

Científicamente llamado Cedrus Atlántica, es un árbol conífero y de hoja perenne. El Cedrus Atlánica es longevo y de gran talla,  aunque esto depende de su localización. Su ramaje forma pisos y la copa es más o menos piramidal, aunque pierde su forma con los años. El tronco es muy recto y tiene una corteza lisa y cenicienta que con la edad se vuelve rugosa, negruzca, gruesa y llena de grietas. Las hojas son acículas de color verde azulado, rígidas, puntiagudas y de tamaño variable (hasta de 4 cm de longitud). Por lo general, aparecen agrupadas en manojos de forma radial sobre ramas cortas, lo cual puede recordar a una antigua brocha de afeitar. Una misma planta cuenta con conos masculinos —de 3-6 cm de longitud y color amarillo verdoso— y femeninos —de aproximadamente 1 cm de longitud y una tonalidad verde purpúrea — que suelen presentarse en solitario y erguidos en el centro de las rosetas de hojas. Las piñas,que siempre aparecen erguidas, son grandes. (De una longitud de 5-8 centímetros)

LOCALIZACIÓN Y HÁBITAT:

Es originario de las montañas del Atlas (Marruecos y Argelia) y en Canarias ha sido plantado en zonas de cumbre, como en Las Cañadas del Parque Nacional del Teide (Tenerife) o las inmediaciones de la montaña de las Mejoranas, que forma parte del Paisaje Protegido de Las Cumbres (Gran Canaria). También se hayan en distintas partes de España, como la Comunidad Valenciana, Madrid, Extremadura…

El cedro del Atlas ocupa pequeñas áreas y forma bosques en laderas de montañas situadas entre los 1300 y los 2600 metros de altitud. Generalmente crece en suelos muy calizos y ricos en materia orgánica, aunque se desarrolla bien en todo tipo de terrenos, salvo los muy húmedos. Resiste los veranos calientes y secos, los inviernos con mucha nieve y los vientos fuertes, pero no soporta los ambientes marítimos. Se cultiva con cierta frecuencia porque es más tolerante a condiciones secas y calientes que la mayoría de las coníferas.



Autores:

Este trabajo ha sido realizado por los alumnos de 1º ESO del Colegio Ntra. Sra. del Pilar