Magnolia | Arboreto
32
post-template-default,single,single-post,postid-32,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-social-login-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Magnolia

¿SABÍAS QUE…? La Magnolia es considerada un auténtico ‘fósil viviente’, tiene unas flores tan primitivas que cuando se desarrollaron todavía no existían las abejas, por lo que evolucionaron hacia una polinización por escarabajos.
DESCRIPCIÓN:
Majestuoso árbol de gran mata que puede sobrepasar los 25 metros de altura. La copa amplia, densa y oscura presenta ramas macizas desde la base. El tronco gris oscuro y casi liso al principio se vuelve rugoso y algo escamoso con los años. Las hojas son simples, alternas, elípticas o inversamente ovadas y grandes: llegan a medir unos 15-25 cm de longitud por 6-9 cm de anchura. Son de margen entero —a veces un poco ondulado— y de color verde oscuro, muy brillantes. Muchas magnolias tienen cortezas y hojas muy aromáticas. Esta especie florece desde mediados de mayo a julio y sus flores, solitarias y dispersas por el ramaje, son grandes, blancas y vistosas, hasta de 25 cm de diámetro cuando están totalmente abiertas. Su perfume tiene un característico aroma a cítrico. Los frutos tienen aspecto de piña, que, en su madurez se convierten en semillas negras.
LOCALIZACIÓN Y HÁBITAT:
Nativa del sureste de E.E.U.U., es muy frecuente encontrar esta especie en Canarias cultivada como ornamental. Solo se considera que está asilvestrada en la isla de Gran Canaria, aunque se haya en distintas partes de España.
Este árbol crece de forma natural casi siempre en zonas forestales algo pantanosas, próximo a ríos y ciénagas o en bosque cercanos a la costa y de poca altitud. Es sensible a los fríos intensos y prolongados, pero también a la sequedad ambiental, por lo que prefiere lugares templado-cálidos. Resiste los suelos calcáreos, aunque crece mucho mejor en suelos de naturaleza algo ácida o neutra, profundos, frescos, bien drenados y con cierta abundancia de materia orgánica. Se desarrolla más fácilmente en una exposición no demasiado soleada y preferiblemente resguardado de vientos fuertes.


Autores:

Este trabajo ha sido realizado por los alumnos de 1º ESO del Colegio Ntra. Sra. del Pilar